Entradas

Mostrando las entradas de septiembre, 2017

(Bendecidos)

Imagen
La proliferación del «estás, estoy y estamos bendecidos» y su naturalización en el Puerto Rico de principios del siglo XXI no responde, exclusivamente, a la hegemonía del fundamentalismo religioso en el imaginario político de la comunidad. La bendición (buen decir, bien decir, hablar bien) de la deidad que parece certificar, desde las alturas, la dicha o la salud de quien la recibe, es un consuelo fantasmático, la consagración identitaria del tejido «noble» con la que cierto creyente religioso deniega —sostenidamente— la catástrofe ética que ha devenido cotidianidad.
Con la frase se le vira la cara a lo que importa. Incluso para algunos, la bendición puertorriqueña «por el paso del huracán Irma» es el resultado, la evidencia cósmica, que entrega un cálculo zángano de ruegos, la suma de plegarias de una población cuyo número, por supuesto, sobrepasa la cantidad de habitantes de “todas esas islitas”. Eso está ahí para que todos lo vean. Las razones para la desgracia en Cuba, Haití o la F…